Neumáticos de invierno - Recomendables y seguros

Los neumáticos de invierno se han hecho obligatorios en países nórdicos europeos debido a las extremas condiciones climatológicas, pero en España no solemos sufrir estas condiciones excepto en algunas zonas del norte, pero lo más importante, es que cuando las temperaturas son inferiores a los 7 grados (cosa bastante común en los inviernos españoles del norte peninsular), estos neumáticos ofrecen un rendimiento, seguridad y agarre mayor a los neumáticos convencionales.

No sólo es necesario circular con asfalto nevado o helado para plantearnos montar en nuestro vehículo unos neumáticos de invierno, su uso está justificado en invierno en casi cualquier provincia. Si además solemos conducir por la red secundaria de carreteras, unos neumáticos de invierno nos resultarán un seguro en cuanto a adherencia y rendimiento.

Un neumático de invierno nos ofrece una mayor capacidad de tracción al iniciar el movimiento, de adherencia durante la conducción y de frenada en bajas temperaturas que un neumático tradicional, aunque estemos circulando por asfalto seco.

Los neumáticos de invierno tienen un dibujo más profundo y recortado en la banda de rodadura, por lo que evacuan más agua. Además, están hechos con un material más blando y flexible que un neumático tradicional al contener más sílice, lo que evita que se endurezca por debajo de los 7 grados de temperatura como les ocurre a los convencionales.

Neumáticos de invierno

Otro factor importante a tener en cuenta, es que en España, los neumáticos de invierno son una alternativa legal a las cadenas, según dice el Reglamento General de Vehículos, basado en el Real Decreto 2822/1998, de 23 de diciembre.

"Cuando sea obligatorio o recomendado el uso de cadenas u otros dispositivos antideslizantes autorizados se deberá colocar sobre, al menos, una rueda motriz a cada lado del vehículo dichas cadenas o dispositivos antideslizantes, utilizar neumáticos especiales, según lo dispuesto en el anexo VII ("Si se utilizan neumáticos especiales de nieve, éstos irán marcados con la inscripción M + S, MS o M & S") y en la reglamentación recogida en el anexo I."

El artículo 292 del Código de la Circulación establece que "los agentes de la Autoridad encargados de la vigilancia del tráfico podrán ordenar la inmovilización inmediata de los vehículos que circulen desprovistos de cadenas o neumáticos especiales en los casos y lugares en que sea obligatorio su uso".

Resumiendo: Si residimos en regiones frías en invierno, conducimos por carreteras con condiciones climáticas duras y nuestro presupuesto nos lo permite, disponer de un juego de neumáticos de invierno nos aportará una gran seguridad en la conducción.

Como consejo adicional para evitar sorpresas y trastornos, contar con un seguro de Asistencia en carretera nos permitirá viajar tranquilos sabiendo que tenemos una gran ayuda ante cualquier imprevisto.