Consejos para arrancar el coche en frío

 

Cuando nuestro vehículo pasa una fría noche a la intemperie y llega el momento de ponerlo en marcha cuando aún las temperaturas son muy bajas, es conveniente tener ciertas precauciones para no castigar los elementos de arranque y no reducir la vida útil del motor.

En ocasiones hemos visto conductores dando acelerones a su vehículo nada más arrancar y antes de iniciar la marcha o insistiendo repetidas veces seguidas cuando no arranca a la primera.

Estas prácticas no son aconsejables para arrancar el vehículo en frío, ya que castiga mucho el motor de arranque y la batería.

Entendemos que nuestro vehículo ya está preparado para el invierno y hemos revisado los niveles de anticongelante, aceite, batería, filtro de aire (este muy importante para los arranques en frío), escobillas…. Como dato general, el aceite del motor más fluido con menor viscosidad es más indicado para zonas frías, pero suponemos que nuestro vehículo tendrá el aceite que nos recomienda el fabricante.

 

Arrancar el coche en frío - Consejos

Consejos para el arranque en frío

Cuando tenemos que aparcar en zonas muy frías, es conveniente que lo hagamos en lugares lo más resguardados posibles para evitar el viento o las heladas. En ocasiones, aparcar debajo de una farola encendida aumenta en algún grado la temperatura de nuestro coche.

Las baterías frías tienen un poder de arranque inferior a las que están más calientes, por lo que la operación de arranque es más traumática si no arranca rápido o la primera.

 

  • En primer lugar es importante no tener encendido ningún dispositivo eléctrico en el momento de poner el contacto (radio, luces, ventilador de la calefacción, cargadores de GPS…)
  • Para ayudar al motor de arranque, es muy conveniente pisar el pedal de embrague a fondo durante el proceso de puesta en marcha, esto ayudará bastante debido a que evitaremos que el motor de arranque tenga que mover de forma innecesaria todos los engranajes primarios de la caja de cambios y remover el frío y denso aceite que los recubre.
  • Si el motor es diesel podemos accionar dos veces los calentadores si las condiciones son muy extremas. Esperaremos a que se apague la luz de los calentadores (la que parece un muelle), que observaremos que tarda más en hacerlo que cuando el coche está caliente.
  • No debemos tener el motor de arranque accionado durante más de cuatro segundos aproximadamente si el coche no ha arrancado en este tiempo, ya que debilitaremos demasiado la batería. Si no hemos conseguido que se ponga en marcha, debemos esperar 15 o 20 segundos antes de intentarlo de nuevo para ayudar a la batería a recuperarse del intento anterior.
  • Una vez que hemos puesto en marcha nuestro vehículo, no debemos dar acelerones para calentarlo. Si el coche es de gasolina podremos iniciar la marcha inmediatamente, cuidando los primeros kilómetros para no revolucionar demasiado el motor hasta que comience a adquirir su temperatura de régimen. Si el vehículo es diesel es conveniente esperar unos segundos al ralentí antes de iniciar la marcha.

 

Esperamos que estos consejos resulten de utilidad.